REDD+ Jurisdiccional: integrando los pueblos indígenas en las estrategias de mitigación de cambio climático

REDD+ Jurisdiccional: integrando los pueblos indígenas en las estrategias de mitigación de cambio climático

Durante los últimos años los bosques tropicales han ido obteniendo un lugar propio en los diálogos internacionales sobre el cambio climático. Su importancia creciente ha generado nuevas oportunidades para el reconocimiento de la función de los pueblos indígenas y las comunidades tradicionales en la conservación forestal y la regulación del clima. A la vez, ha ayudado a establecer una nueva plataforma para el diálogo con respecto al reconocimiento de los derechos y la consulta, agrupando avances en los marcos internacionales de los derechos humanos y la mitigación del clima

Entonces a medida que el mundo se esfuerza por cumplir los innumerables compromisos de mitigación del cambio climático a escala mundial, nacional y sub-nacional, es relevante el siguiente interrogante:

¿Cómo pueden los pueblos indígenas y comunidades tradicionales integrarse mejor en las estrategias de mitigación del cambio climático, recibir más beneficios por su papel en la mitigación del cambio climático, y tener más control sobre dichos beneficios para satisfacer sus necesidades y aspiraciones? REDD+ ha sido una de las estrategias para reducir los impactos del cambio climático y la deforestación en el mundo, pero como compartió uno de los participantes en el Diálogo de los Pueblos Indígenas y Cambio Climático, Colombia 2015 “Estamos cambiando el paradigma. No se trata de carbono. No se trata de REDD+. Se trata de las personas que están en el bosque.”

La respuesta viene desde los mismos pueblos indígenas quienes habitan y protegen los bosques tropicales del mundo “REDD+ no debe definir los planes de vida a largo plazo de los indígenas, son los planes de vida los que deben definir a REDD+” Edwin Vásquez, representante de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca del Amazonas (COICA) Pabellón indígena en COP21.

Es por eso que se desarrolla REDD+ jurisdiccional (JREDD+), que se diferencia del enfoque REDD+ basado en proyecto en varios aspectos clave, incluyendo la escala, participación de los actores y perspectivas de reforma de políticas de larga duración.

JREDD+ se basa en la compensación por las reducciones de emisiones de carbono derivadas de la deforestación y degradación del bosque, y de la absorción del carbono por los bosques en crecimiento a través de paisajes relevantes a las políticas, incluyendo unidades municipales, estatales, provinciales u otras geografías políticamente relevantes (también conocidas como “jurisdicciones políticas”). Con el fin de lograr el principal beneficio potencial de REDD+ jurisdiccional, es decir, mayores beneficios para las comunidades, las jurisdicciones deben ser lo suficientemente grandes para incluir áreas tanto de protección forestal (la mayoría de los territorios indígenas) como áreas con tala y deforestación (zonas de expansión agrícola)

Nota basada en el Informe: “Aumentando los beneficios de REDD+ para los pueblos indígenas y las comunidades tradicionales a través de un enfoque jurisdiccional” presentado por la Earth Innovation Institute, PRISMA, la Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques (AMPB), el Grupo de Trabajo de Gobernadores sobre Clima y Bosques y Forest Trends; y realizado por el Instituto Científico EII de California en base a las investigaciones de Earth Innovation Institute, Instituto Del Bien Común, Inobu, Prisma- el Programa Salvadoreño de Investigación sobre Desarrollo y Medio Ambiente, y ProNatura Sur) y fue respaldado por Forest Trends, NORAD y USAID.