Pueblos Indígenas y Comunidades locales de Mesoamérica apoyan el Sí a la Paz en Colombia

domingo-colombia

Mesoamérica, 02 de octubre de 2016. El día de hoy Colombia decidirá a través de un plebiscito el Sí o el No para la firma de los acuerdos de Paz y que pondría un final 52 años de confrontación y alrededor de 220.000 muertos.

Sin duda para todos los ciudadanos colombianos y para el resto del mundo el proceso que vive este país sur americano es de gran transcendía en la historia de la Paz, acontecimiento en el cual los Pueblos Indígenas y los afrodescendientes han contribuido con mucha constancia logrando con ello la incorporación de un capítulo étnico el cual reconoce el aporte de los pueblos étnicos a la paz y se acuerda que en su implementación se tendrán en cuenta la libre determinación, la autonomía, la consulta y el consentimiento previo, libre e informado; la identidad e integridad social, económica y cultural, así como los derechos sobre sus tierras, territorios y recursos .

Levi Sucre de la Red Indígena Bribri y Cabecar de Talamanca Costa Rica y coordinador de la Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques (AMPB) destaca que la aprobación del Sí a los acuerdos de Paz en Colombia es una oportunidad resarcir los derechos territoriales, culturales y políticos de los pueblos indígenas y afrodescendientes, actores esenciales para proteger la biodiversidad, los bosques y el patrimonio natural de Colombia incluyendo la Amazonía.

Los pueblos indígenas en América Central comparten una historia común de conflictos armados, de discriminación y exclusión sobre todo hacia poblaciones indígenas, quienes también vivieron procesos de firmas de acuerdos de paz en El Salvador, Guatemala y Nicaragua en los años noventa, y hasta la fecha enfrentan importantes  desafíos para su cumplimiento. En el caso de Guatemala en 1996 se firmaron los Acuerdos de Paz para cerrar el conflicto armado, pero sus incumplimientos en materia de derechos indígenas y campesinos ha dejado sin resolver los problemas de fondo sobre la tierra y la exclusión de los pueblos indígenas.

El caso Centroamericano se presenta como un escenario de lecciones aprendidas que hoy procesos de paz como el caso de Colombia, deben tomar de referencia para la implementación de los acuerdos.

Desde la Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques (AMPB) celebramos con mucho entusiasmo este proceso que vive Colombia y apoyamos un Si a la paz, al respeto, a los derechos, a la vida, a la libre determinación de los Pueblos Indígenas y afrodescendientes, enfatizó Sucre.

La AMPB es un espacio de coordinación e intercambio político de autoridades territoriales que administran o influyen sobre las principales masas boscosas de Mesoamérica conformada por: la Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales (Red MOCAF), México; Asociación de Comunidades Forestales de Peten (ACOFOP), Guatemala; Alianza Nacional de Organizaciones Forestales Comunitarias de Guatemala (ANCF), Guatemala; Federación de Productores Agroforestales de Honduras (FEPROAH), Honduras; Miskitu Asla Takanka (MASTA), Honduras; Nación Mayangna, Nicaragua; Yapti Tasba Masraka Nanih Aslatakanka (YATAMA), Nicaragua; Red Indígena Bribri y Cabecar (RIBCA), Costa Rica; Congreso General Guna, Panamá; Congreso General Embera Wounaan, Panamá.