<!--:es-->¡Los Pueblos y Territorios Indígenas  SÍ pueden frenar la catástrofe climática!  Absolución a Alberto Pizango y demás defensores de la amazonía, en los juicios  del  2009<!--:-->

¡Los Pueblos y Territorios Indígenas SÍ pueden frenar la catástrofe climática! Absolución a Alberto Pizango y demás defensores de la amazonía, en los juicios del 2009

Tiempo vencido. La hecatombe ambiental ya empezó. Mil veces nos golpearán y mil veces seguiremos caminando. En nuestra resistencia y vida, se juega también la de la humanidad entera. Porque la hecatombe ya iniciada solo puede ser amortiguada por la sobrevivencia de los ecosistemas estratégicos, y ahí estaremos nosotros defendiendo las selvas, montañas, mares, manglares, casco polar y otros.


Tiempo vencido. La hecatombe ambiental ya empezó.

Los nevados se derriten, las selvas se secan, inundan e incendian; las ciudades mueren de sed, los mares y los tifones se encrespan, las islas se hunden. No pasa nada y la ONU es incapaz de encontrar soluciones. El Intocable Dios “crecimiento del PBI”,  alabado tanto por los gigantes que recalentaron al mundo, y los países “emergentes” y pobres que insisten en calentarlo más, y encima a nombre del traicionado “buen vivir”. Sabiendo que las víctimas y “costos sociales”, los pagarán los oprimidos y, sobre todo, los 6000 pueblos indígenas del mundo, 500 millones con derechos humanos pisoteados, penalizados y criminalizados en nuestra libre determinación.

La Vida se juega en los territorios indígenas.

No será fácil destruir en los últimos 200 años, ese gigantesco ser vivo llamado “tierra”, que nosotros los Pueblos,  mantuvimos durante milenios vivo. Mil veces nos golpearán y mil veces seguiremos caminando. En nuestra resistencia y vida, se juega también la de la humanidad entera. Porque la hecatombe ya iniciada solo puede ser amortiguada por la sobrevivencia de los ecosistemas estratégicos, y ahí estaremos nosotros defendiendo las selvas, montañas, mares, manglares, casco polar y otros.

La cuenca amazónica,  es estratégica  para el destino de la humanidad. 

Los pueblos asumimos la responsabilidad de defenderla, porque de sus 1,000 mills de has ocupamos más del 30% con 210 mills has. ya tituladas y 100 mills Has. por titular. De la resistencia, pasamos a la protesta, y de ella a la propuesta. En 30 años los tres millones de amazónicos indígenas, logramos unirnos, de abajo hacia arriba, en torno de la COICA, basada en los territorios y cosmovisiones, de 5,000 comunidades, articuladas en 400 organizaciones locales y éstas en 09 confederaciones nacionales: COIAB de Brasil, AIDESEP de Perú, CIDOB de Bolivia, OPIAC de Colombia, GONOAE de Ecuador, ORPIA de Venezuela, APA de Guyana, OIS de Surinam y FOAG de Guyana Francesa.

Amazonía en alarma, emergencia y destrucción.

Son indetenibles las gigantescas inundaciones, sequías, incendios forestales incontrolables, embalses de represas, supercarreteras seguidas de miles  de colonos; la contaminación tóxica por hidrocarburos, minería, transgénicos;  la profunda corrupción de mafias madereras, de biopiratas y otros piratas del “mercado privado de carbono”. Y el silencioso cáncer terminal: la desaparición irreversible de miles bosques por la palma aceitera, biocombustibles,  agroindustria y monocultivos.

Catástrofe en Perú: proyectos de palma aceitera en 200,000 has y $50 millones del BID para la invasión de 500 mil colonos y titular solo 100 comunidades.

Todos amparados en la complicidad de las ilusiones del “chorreo a los pobres, con más grandes negociados”. Todos potenciados por el IIRSA/COSIPLAN, con 500 megaproyectos y $70,000 millones, del Banco Nacional de Desarrollo del Brasil (BNDES), otros bancos del “desarrollismo” y los de los  BRICS y sus “negocios” sobre la amazonía.

No basta denunciar y protestar, hay que actuar territorialmente.

La COICA, expresando a  los dueños legítimos de 210 mills de has. amazónicas,  con ese derecho de actores estratégicos territoriales globales, y la legitimidad de que Si estamos frenando la catástrofe climática, presentamos nuestras propuestas para la acción, en torno de la COP20 (y COP21), pero actuando dentro, fuera y más allá de ella, llamando a la unidad a nuestros hermanos y hermanas del Abya Yala y pueblos indígenas del Mundo y a los movimientos sociales solidarios, pero respetuosos de nuestra Libre determinación y liberados de las trampas del “desarrollismo” de todos los colores.

Dentro de la COP20: Por acuerdos claves en la agenda oficial

1. Amenazas (Drivers). Visibilizar y cuestionar los grandes impulsores (mega drivers) desarrollistas de deforestación, degradación contaminación, como son, entre otros, las operaciones de agroindustria, palma aceitera, biocombustible, ganadería, hidroeléctricas, hidrocarburos, minería y megaproyectos. Es imposible y una burla al mundo, planificar una débil “sustentabilidad” al lado del gigantesco y millonario desarrollismo extractivista

2. Fondo Climático Verde. Organización de un  Programa “Amazonía Indígena Viva para la Humanidad” de $210 mills para los pueblos indígenas de los 9 países amazónicos;  destinado a implementar Planes de Vida, Titulación Territorial (100’ ha en la cuenca amazónica y 20’ha en Perú) , Manejo holístico de recursos  y Redd+ Indígena Amazónico. La retórica oficial “intercultural” debe demostrarse destinando un ínfimo $1 por cada una de las 210 mills de has que manejamos  los pueblos amazónicos en los 09 países del bioma. La voluntad política debe traducirse en voluntad económica y no solo palabras. Un Fondo/Programa similar para los pueblos indígenas del mundo, que se inicia a nivel Amazónico. En Perú, el BID debe invertir los $50 millones (PTRT3) en titular las 1,214 comunidades pendientes y no promover 500,000 nuevos colonos

3. Redd+ Más allá del Carbono y del Mercado.  Respaldo oficial al  Redd+ Indígena Amazónico (RIA) y sus siete proyectos piloto en cinco países por más de 5 mills has ( más de 2300 mills  TM CO2) como aplicación práctica y sostenible de la búsqueda oficial de un “Redd+ de beneficios y mecanismos, más allá del carbono y del mercado”. El RIA basado en los principios de seguridad y consolidación territorial, libre determinación, fondos públicos regulados (no offset), salvaguardas tempranas, integración con adaptación, consulta vinculante, entre otros. Los Amazónicos avanzamos con una alternativa propia dentro de Redd+ y no lo facilitamos con la simple denuncia y auto exclusión del proceso.

4.  Adecuación de Redd+.  Resolver y respetar que en los Territorios indígenas, cualquier política o proyecto referido a Redd+ debe adecuarse a los derechos, cosmovisiones y  propuestas Indígenas, que incluyen el Redd+ Indígena  u otras adaptaciones específicas; en aplicación al Convenio 169-OIT, Declaración de Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas y salvaguardas dentro del proceso CMNUCC.

5.  Adaptación, Pérdidas y Daños. Organización de un programa de  Adaptación y Mujer Indígena, como reconocimiento de su rol estratégico en los saberes y prácticas requeridos; que se traduzca en acceso directo a los fondos climáticos respectivos; y que incluye un programa para las mujeres indígenas amazónicas en los 09 países de la cuenca. Basta ya de “adaptaciones” que engordan planillas y consultorías, y no llegan a los bosques y sus pueblos.

6. Pabellón de los Pueblos Indígenas.  Establecerlo como área permanente de expresión de nuestros saberes y propuestas, dentro del programa oficial de las siguientes COP de la CMNUCC, a cargo de organizaciones indígenas territoriales internacionales y como reconocimiento a su aporte estratégico frente a la crisis climática. Es el aporte y el legado de COICA y AIDESEP a los pueblos indígenas del mundo

Fuera de la COP20: Avanzar en el horizonte de Vida Plena

7.  Iniciar la transición post desarrollista y extractivista con sistemas socio económicos basados en las “selvas en pié” con armonía entre naturaleza, sociedades y culturas; superando las trampas del falso “crecimiento depredador”. La recuperación del control nacional y estatal,  superando el privatismo de los recursos naturales, debe servir para avanzar en la Vida plena y no para revivir los fracasos y corrupción del estatismo desarrollista traicionando el “buen vivir”

8. Planes de Vida Plena de los Pueblos Indígenas como alternativas eficientes, eficaces y sostenibles  para la mitigación, adaptación y resiliencia social y ecosistémica global. Respetados como planes autónomos dentro de la planificación y presupuesto públicos cumpliendo el Convenio 169 y la DNUDPI.

9.  El Clima, como cuestión de derechos humanos.  Reconocer que la libre determinación de los Pueblos Indígenas, ayuda a la humanidad, y que su criminalización agrava la crisis climática. Significa el cese de la persecución a los defensores indígenas de las montañas, aguas y selvas del mundo; entre otros, los de los 9 países amazónicos enjuiciados, y en especial el Perú, con Alberto Pizango y demás  defensores de las selvas, amenazados, hasta con cadena perpetua, mientras los culpables políticos y policiales del “baguazo” y “perro del hortelano” siguen impunes.

10.  Alarma ante la catástrofe y destrucción global. Urgencia de reducción global del consumismo, energía fósil y desarrollismo, para la reducción neta y efectiva de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) como alternativa ineludible sin falsas soluciones para evitar la destrucción de la amazonía y del mundo por la crisis climática; y que exige acciones concretas de “abajo hacia arriba” desde los pueblos, comunidades y ciudades, hacia horizontes alternativos de Vida Plena.

9 de agosto: Día de la Libre determinación de los Pueblos Indígenas

De la protesta a la propuesta y la acción de la libre determinación

Consejos  Directivos de COICA y AIDESEP.       09.08.2014